enero 24, 2022
Coches más veloces en carretera

Coches más veloces en carretera, ¿avance o temeridad?

Amigos conductores y también a los peatones, debemos decirles enfáticamente: No es el coche, es el operario. Con esto comenzamos a explicar la premisa de coches más veloces en carretera, ¿avance o temeridad?, la cal es un llamado a la reflexión conjunta.

Coches más veloces en carretera, ¿avance o temeridad?

Los coches de la actualidad están despuntando por una mayor comodidad en su carrocería, motores más funcionales, asientos más cómodos, suspensión que crea ligereza y menos sonoridad o problemas ante baches, topes y demás irregularidades en el camino que hacen de cada viaje además de un placer, un reto a los sentidos.

Ese reto parece estar íntimamente ligado con el acelerador y la meta de ver al velocímetro acercarse o forzar una numeración mayor a su límite en pantalla. Todo esto se logra mejor en las carreteras, donde hay más espacio, el camino es más estándar (recto), la vigilancia policial es menor, existen más ganas de ahorrar tiempo y el prestarle atención a las señales de tráfico no parece ser la primera opción, que es el principio del error.

Y como bien dijimos, es el operario el responsable. De hecho, deberíamos decir que es el ser humano que crea esas condiciones, tanto quien se reta a utilizar a las carreteras como sus pistas de Fórmula 1 porque su coche le está dando la oportunidad, como las empresas que crean motores y sistemas estructurados de avanzada para que los coches hagan más kilometraje o millas por hora. Pero el coche, no.

Coches más veloces en carreteraVentajas de estos coches

Ahora, los coches más veloces en carretera tienen su razón de ser, quizás influenciada por el marketing y publicidad digital o para suplir las necesidades del hombre, tanto productivas como la de sentir la adrenalina en cada una de sus acciones. Algunas de esas ventajas son:

  • Menos contaminación aunque se acelere al vehículo, un aporte a la ecología dado por las industrias automotrices, en este caso lideradas por Japón.
  • Disminuir el lapso de tiempo entre ciudades extraurbanas; algunos de esos coches son pensados en primer nivel para servicios policiales, de salud, gubernamentales y para servicios postales. Al notarse su funcionalidad y poder, son aclamados para el público en general.
  • Se cree que mientras más seguro y veloz sea el vehículo, podrá ser dominado por completo por su chofer, disminuyendo así los accidentes y acelerando su vida social, en base a que mientras más pronto regrese a casa, más podrá convivir.
  • Autopistas y carreteras ameritan velocidad con menos rango de accidentes o desperfectos, para que así la comunicación entre ciudades sea más fluida y disminuir los perniciosos embotellamientos, que además de restar horas productivas y colapsar el sistema policial ante la seguridad que se ha de desplegar, emite mayores focos de gases contaminantes en un área, de usual cubierta de vegetación que puede verse afectada al no poder transformar tanto dióxido en oxígeno.

Desventajas de los coches más veloces en carretera

  • Costo de compra, derivados del petróleo y mantenimiento general, además de sus pólizas de seguros, resultan más costosos.
  • No tienen el control, sino el operario. Si la velocidad no es controlada, ambos pierden y también terceros no culpables de las ansias de velocidad.
  • No es del todo cierto que llegar antes es sinónimo de mayor convivencia social.
  • El disfrute del camino es menor y la tensión de vista, tacto, oído y mente, mayor.

¿Avance o temeridad?

Dar oportunidades a las personas para retarse puede ser tan bueno como pernicioso. Más son las leyes las que deben juzgar y reglamentar qué tanto se le debe permitir a los conductores sacar el máximo a los coches más veloces en carretera.

Y decimos que la ley, porque los conductores, salvo un porcentaje inestimable, sólo están deseosos de mostrar el poder de sus máquinas muy por encima de la coherencia, seguridad y verdadera necesidad.

Debe ser puesto todo esto un punto casi que concluyente a que los coches más veloces en carretera lo que estimulan es la temeridad, el reto de la rapidez por encima de los otros, una forma de status quo que no parece tener razón de ser, pero se sustenta en la adrenalina, el portar a un vehículo como un trofeo de vida y sentir que domina a un aparato que es tan veloz como éstos tiempos que se nos pasan en un abrir y cerrar de ojos.

Si usted no es temerario, entonces utilícelo como el vehículo que es: todo un avance diseñado para llegar más que a tiempo, seguro y contento. Nadie le pide que lleve el velocímetro al tope en carretera alguna.

Deja una respuesta